Atención Plena o Mindfulness

Las alteraciones físicas y mentales se han asociado con el estrés y la ansiedad como desencadenantes frecuentes causando deterioro en la calidad de vida.

De hecho, los investigadores han descubierto que el estrés puede aumentar la frecuencia y la gravedad de las convulsiones y se han dado cuenta de lo importante que es reducir el riesgo de convulsiones controlando o, mejor aún, minimizando los niveles de estrés.

Las situaciones angustiantes que se van acumulando conducen al estrés y el estrés altera la actividad normal del cerebro.  Esto crea cambios químicos y hormonales haciendo que las células del cerebro (neuronas) funcionen de manera diferente y potencialmente generen convulsiones.

Cuando el estrés es crónico o repetido puede causar problemas psicológicos como ansiedad, ataques de pánico y depresión, lo que aumenta las posibilidades de convulsiones. Además, todas estas condiciones también pueden estar asociadas a problemas de sueño y potencialmente causar más convulsiones.

Se han utilizado diferentes terapias para controlar el estrés en personas con epilepsia resistente a los medicamentos: Los tratamientos con medicinas y las terapias sin medicinas. Todas ellas pueden ser útiles para controlar los diferentes niveles de estrés.

Los médicos e investigadores han aprendido que las terapias que no incluyen medicamentos, como la atención plena o mindfulness y el yoga, también benefician la salud mental, la salud física y la calidad de vida en general.

Por lo tanto, la atención plena o mindfulness es una terapia utilizada para calmar/relajar la mente y el cuerpo.  Para lograr este objetivo, este tipo de terapia incluye diferentes prácticas como la meditación, el yoga, la terapia con arte y algunos tipos de actividad física.  De hecho, la mayoría de las cosas que hacemos a diario pueden hacerse de una manera consciente o prestando plena atención.

Todas estas prácticas ayudan a relajarse, a controlar la respiración, a prestar atención y a practicar actividades saludables.  Esto no solo baja los niveles de estrés y los riesgos de sufrir otras condiciones, sino que también puede reducir la frecuencia de las convulsiones.

Para obtener los beneficios de la atención plena o mindfulness, este tipo de terapia también debe ser supervisada por el epileptólogo u otro miembro del equipo médico quien le ayudará a buscar recursos confiables y programas efectivos.

A pesar del impacto que tiene la atención plena o mindfulness en la salud en general, los médicos e investigadores continúan estudiando los beneficios, las técnicas adecuadas y el tiempo que las personas con epilepsia resistente a los medicamentos deben practicar esta terapia.

 

Share post on: